Select country:
ES
 
5 consejos para superar el agotamiento creativo

Imagina por un momento la siguiente situación:

Eres un artista. Siempre te ha gustado crear. Has pasado semanas, meses o incluso años aprendiendo nuevas técnicas, perfeccionando tus habilidades y trabajando incansablemente para crear cosas bellas.

Un día, sin embargo, te despiertas y no tienes ganas de hacer nada. Te arrastras hacia el caballete, o a la mesa de dibujo, pero la magia parece como perdida. Te ves incapaz de apreciar las cosas con las que pasaste años trabajando, las cosas de las que solías estar orgulloso. Mirándolas ahora, todas ellas te parecen inadecuadas. Llevas tu pincel al lienzo, pero cada trazo parece más inútil que el anterior.

Te sientes como si alguien hubiera rociado con un extintor de incendios la creatividad que solía arder en tu interior.

¿Te suena? No seas demasiado duro contigo mismo. Tu vida creativa aún no ha terminado. Simplemente estás pasando por un período que nos gusta llamar "el agotamiento del artista". Todas las personas creativas han pasado por esto en algún momento.

Cuando dedicas tu vida a algo como la pintura, la ilustración o la música, es fácil comenzar a dudar de ti mismo. Y cuando las dudas internas se abren camino en el proceso de trabajo, puedes comenzar a sentir que no hay nada que hacer, que es una pérdida de tiempo.

Pero no te preocupes. Aquí te mostramos algunos consejos que pueden ayudarte a superar el agotamiento creativo y retomar la tarea para la que has nacido.

Tómate un descanso

No pasa nada si cierras tu cuaderno de bocetos durante una semana o dos. De hecho, podría ser una actividad productiva. Tomarte un tiempo alejado de tu trabajo puede ser una excelente manera de verlo desde una nueva perspectiva.

Si sientes que todos tus bocetos son una basura y que no progresas como artista, pon algo de distancia con esos proyectos. Esconde el cuaderno en un cajón y dedícate a cualquier otra tarea durante una semana. Lee ese libro que has estado posponiendo. Ponte al día con ese programa de Netflix al que nunca has tenido acceso. Pasa más tiempo con tu perro (él ha estado esperando a que dejes los rotuladores y le lleves al parque).

Cuando pase una semana, saca el cuaderno de bocetos y examina tus dibujos anteriores. Te sorprenderá lo diferentes que se ven después de unos pocos días.

Busca un lugar nuevo para trabajar

Como artistas, nos resulta fácil acomodarnos a los patrones de siempre. Si estás pasando por un agotamiento creativo, echa un vistazo a tus hábitos y plantéate cambiar algunas cosas.

¿Te sientas siempre en el mismo escritorio cuando dibujas? ¡Vete a dibujar a otra habitación! ¿Escuchas la misma música cada vez que estás pintando? ¡Crea otra lista de reproducción! ¿Bebes café en la misma taza todos los días? ¡Usa una taza distinta!

El problema con los hábitos es que, una vez que comenzamos a asociarlos con emociones negativas, se vuelven indisociables en nuestro cerebro. Si temes trabajar en tu escritorio porque piensas que te va a hacer sentir mal, entonces no tiene sentido sentarse allí. Acerca una silla a la ventana, o siéntate en el parque. Encontrar un lugar fresco y emocionante puede ayudarte a recuperar con entusiasmo tu proceso artístico.

Trabaja con un medio distinto

Con demasiada frecuencia, los artistas se limitan a trabajar en un solo medio. El hecho de que solamente te veas a ti mismo como ilustrador no significa que estés confinado a esa disciplina para siempre. ¿Quién sabe? ¡Puede haber un escultor oculto dentro de ti, que se muere por salir!

Andy Warhol, por ejemplo, trabajó durante años como ilustrador comercial antes de pasar a crear serigrafías, pinturas, fotografías y películas. Si nunca hubiera decidido correr ese riesgo, nunca habría producido el brillante trabajo que conocemos hoy.

Si estás experimentando una fase de agotamiento, hazte un favor y trata de trabajar en un nuevo medio. Hay tutoriales en YouTube que puedes usar para aprender cualquier técnica que puedas imaginar.

¿Siempre te ha interesado la costura? Elige unos cuantos productos de sastrería de Arteza, y a ver qué pasa.

El hecho de trabajar en un nuevo medio no solo te brindará nuevas oportunidades creativas. También puede influir en la manera que tienes de concebir el trabajo al que estás acostumbrado

Comparte tu arte con los demás

La mayoría de las obras provienen de un lugar profundamente personal. Usamos el dibujo, la pintura y otros medios para expresar cosas que son difíciles de decir con palabras. En consecuencia, puede resultar difícil compartirlas con los demás, particularmente si no pensamos que el trabajo haya sido el más adecuado.

En cambio, compartir tu trabajo con los amigos puede ser una excelente manera de recopilar comentarios. Si sientes que te estás agotando, pídele a alguien que eche un vistazo a la obra en la que has estado trabajando. No importa que sean artistas o no, tan solo tienes que decirles: "Oye, ¿te importaría decirme qué piensas de esto?"

Aunque no sean tus seguidores incondicionales, te proporcionarán una perspectiva de cómo ve la gente tu trabajo, desde fuera. Es probable que tu idea sobre la esencia de la obra sea completamente diferente a la de ellos. Sus comentarios pueden darte un punto de vista externo de lo que estás haciendo bien, de lo que no está funcionando tan bien, y sobre cómo abordar los proyectos futuros de una manera diferente.

Sigue insistiendo

Lo más importante a tener en cuenta cuando te enfrentas con el agotamiento creativo es preguntarte cuál es el motivo originario de tu dedicación al arte.

Después de todo, ni siquiera los artistas de mayor éxito tienen como objetivo  impresionar a los demás, ni hacerse ricos. Esas cosas son agradables, por supuesto, pero cualquiera que se dedique al arte lo hace por amor. Pasamos incontables horas trabajando duro en nuestro taller porque queremos mejorar. Queremos crear el mejor trabajo que podamos hacer con nuestras manos.

Si sientes que tu obra de arte no va a ninguna parte, recuerda lo lejos que has llegado. El agotamiento creativo es simplemente un obstáculo en el proceso artístico. Aunque no siempre estés seguro de estar yendo en la dirección correcta, llegarás adonde necesites llegar. Solo tienes que ser persistente, y mantenerte al volante.

miércoles, 08 de agosto de 2018 por Gina Fleites

Dejar un comentario

Nota: los comentarios tienen que ser aprobados antes de ser publicados.